El talento en las firmas de auditoría de cuentas

La captación y la fidelización del talento en las firmas de auditoría

Uno de los asuntos que más preocupa a las firmas de auditoría es el de la captación y la fidelización del talento. Esta preocupación es compartida por las dos grandes corporaciones profesionales del sector: el Registro de Economistas Auditores, y el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España.

Los análisis recientes sobre la evolución del sector de la auditoría revelan una enorme crisis de vocaciones. El número de profesionales que se incorporan a la profesión se está reduciendo. Tal y como manifestó Emilio Álvarez, presidente del REA, en el artículo publicado por el diario “Expansión” el 3 de abril de 2023, “Existe un cambio de paradigma de lo que desean nuestros jóvenes y una reducción de la población que dificulta el relevo de auditores de cuentas, tan necesario para acometer los nuevos retos que se presentan y que son muy positivos”, y añadió que “Debemos seguir repensando todos nuestros procesos con el objetivo de hacer más atractivo nuestro sector al talento más joven”.

Resulta evidente que los jóvenes ya no se ven atraídos por una profesión que en otros tiempos se configuraba como una plataforma profesional que permitía a los que decidíamos dedicarnos a ella disfrutar de una extensa formación práctica, acceder al conocimiento de múltiples realidades empresariales con casuísticas muy diferentes, estar rodeados de profesionales muy competentes y preparados que nos ayudaban todo lo posible para obtener un gran bagaje profesional que, llegado el momento, nos ofrecía diversas opciones profesionales para orientar nuestra carrera profesional asegurando en la medida de lo posible nuestro futuro.

Recuerdo perfectamente que, en los años 90, recién publicada la primera Ley de Auditoría, la de 1988, muchos estudiantes de Ciencias Empresariales y Económicas queríamos dedicarnos a una profesión de gran reputación, preferentemente en alguna de las grandes multinacionales que ejercían su actividad en aquel momento, las entonces denominadas Big Five: Arthur Andersen, Price Waterhouse, Coopers&Lybrand, Ernst&Young, y Peat Marwick. De todas ellas, el referente siempre fue Arthur Andersen, que supo diferenciarse de las demás por su posicionamiento no solo en auditoria, sino también en consultoría.

El libro “El legado de Arthur Andersen”, de Carmelo Canales y Francisco López, es muy ilustrativo de lo que representó Arthur Andersen para la profesión de los auditores. En él explican los principios básicos que explican el éxito que tuvo dicha compañía: unidad, integridad, cooperación, ambición, talento, servicio y resultados.

El talento era uno de esos principios básicos. Arthur Andersen pretendía ser el mejor lugar del mundo para trabajar (“the best place to work”), pero solo lo era para los mejores (“the best people in the best job”). Se contrataba solo a los mejores, tras un estricto proceso de selección, y se les formaba a conciencia, se les respetaba, se les asignaba responsabilidad y confianza desde el primer día, se les remuneraba con generosidad, y se les evaluaba con rigor periódicamente. Se fomentaba la competencia, si bien la cooperación era clave, por lo que era necesario trabajar en interdependencia, y relacionarse adecuadamente.

Otro de los principios básicos era la orientación al servicio, la orientación al cliente, y ello implicaba una excelencia profesional que era fácilmente observable en cuanto al comportamiento profesional. Uno de estos comportamientos implicaba el trabajar duro para asegurar que los compromisos de tiempo se cumplían y que se entregaban los resultados en tiempo y forma, por lo que mientras un proyecto estaba en marcha, no había limite de horas o de esfuerzos para cumplir con los plazos pactados. Otro de esos comportamientos consistía en dar una imagen de seriedad y profesionalidad, e iba desde el atuendo físico (normas de vestuario), hasta el comportamiento esperado tanto durante las estancias en las instalaciones del cliente, como en las propias instalaciones de la firma. Lo que se dice, saber estar. En una palabra, educación.

Existía una propuesta de valor muy clara para los empleados. La consigna era tú te esfuerzas, yo te pago. Es cierto que, desde una perspectiva personal, el compromiso con el servicio al cliente puede colisionar con la necesidad de tener un equilibrio entre la vida profesional y la vida familiar y el ocio. Sin embargo, en mi opinión, esta situación es perfectamente evitable delegando responsabilidad y empleando el teletrabajo como un recurso que facilite la conciliación.

Arthur Andersen ha sido un referente para todas las pequeñas y medianas firmas de auditoría. Hemos intentado copiar lo bueno, y minimizar las ineficiencias que supusieron su caída. Y en ello estamos. Se decía que Arhur Andersen no era solo un trabajo, era una forma de vida, una forma de ser. Yo creo que ser auditor es una profesión y una forma de vida, y muchas formas de ser, pues los perfiles profesionales necesarios son cada vez más multidisciplinares y eclécticos.

Nuestra profesión es de interés público. Trabajamos en el mercado de la tranquilidad, proporcionamos confianza a los inversores, y generamos valor a nuestros clientes. Creo firmemente que corresponde tanto al regulador, el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), como nuestras corporaciones profesionales, el Registro de Economistas Auditores (REA), y el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), han de asumir un liderazgo a la hora de difundir públicamente las bondades de nuestra profesión y de la figura del auditor, y que a los líderes de las firmas de auditoría nos corresponde adoptar una posición proactiva, salir de nuestra zona de confort, y llegar a los estudiantes para transmitirles nuestra actividad, nuestro día a día, de una forma accesible, cercana, y fácil de comprender, de forma que se estimule su interés por la profesión, y revierta la situación que en estos momentos atraviesa nuestro sector.

Posts Relacionados

Presentación foro auditoría

XI Foro de Pymes de auditoría

EVIDENCE asiste al XI Foro de Pequeños Despachos de Auditores en Córdoba La transformación digital, la captación y la fidelización del talento, así como la

Escribe tu mensaje y nosotros te contestaremos

Responsable: Evidence Auditores S.L Finalidad: Prestarle el servicio solicitado y contestar a las cuestiones planteadas      Legitimación: Consentimiento del interesado aceptando la política de privacidad     Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.     Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.